PlexR®, Llegando donde antes no alcanzaba

Este año cumplí una década dedicada por completo a la Medicina Estética.Cada día en consulta, un gran número de pacientes piden cita, consultan y buscan soluciones a sus inestetismos, demandando cada vez más técnicas más precisas, con los menores tiempos de baja posibles, que no interrumpan sus ritmos de vida y que además ofrezcan unos grados de seguridad y eficacia cada vez más altos.

Recuperando la Mirada

Durante años, la combinación de toxina botulínica y rellenos faciales me había dado gran satisfacción cuando mis pacientes deseaban rejuvenecer la zona de la mirada. Conseguía una atenuación o prácticamente desaparición de las arrugas del tercio superior, y en combinación con ácido hialurónico, que recuperaba parte del volumen perdido, los resultados en cuanto a rejuvenecimiento periocular en un gran número de casos eran muy buenos.

Sin embargo, en muchas ocasiones, el resultado no llegaba a cubrir las expectativas que yo tenía del tratamiento, y generalmente mis expectativas eran y son gran parte de las veces, mayores de las que anhela el paciente. A pesar de la restauración del volumen perdido y disminución de las líneas de expresión,  había algo  donde no podía  llegar:la flaccidez palpebral. Un exceso de piel, tanto de párpado superior,  pero todavía más acusado en el párpado inferior, disminuían mi satisfacción personal respecto al tratamiento.

Si había ptosis del párpado superior, derivando a cirugía para una blefaroplastia, se conseguían unos resultados muy satisfactorios. Sin embargo, cuando derivaba para tratar las bolsas del párpado inferior, mejoraban en efecto el volumen, pero había un exceso de piel que no se lograba corregir. La laxitud continuaba en el párpado inferior, y la sensación de descanso no se conseguía en la mirada.

Un compañero de trabajo me habló de un dispositivo llamado Plexr®. Inicialmente me lo presentó como un láser, cuando realmente no lo es. No tiene en cuenta el cromóforo según la longitud de  onda    como los láseres convenciones. Parecía más bien un bisturí eléctrico, pero tampoco resultó serlo. De hecho no hay efecto eléctrico,   y el  manípulo no funciona si éste entra en contacto con  el paciente. En realidad es un dispositivo que funciona realizando una ionización de los gases contenidos en el aire para obtener un pequeño arco voltaico similar a un pequeño rayo, que generaba una quemadura muy controlada en cada punto de disparo. Esto conseguía una sublimación superficial del estrato córneo.

 

La    suma   de estas microquemaduras(que no alcanzaban el tamaño de 500  micrones  cada una), conseguían el efecto que yo buscaba durante tanto tiempo,  eran capaces de  “tensar la piel”.

Me pareció realmente interesante el modo de actuación así como la versatilidad de dicho aparato. Por aquel entonces buscaba un dispositivo sin consumibles, seguro, y sobre todo muy versátil,que me permitiera ampliar mi cartera de servicios en la clínica. Y creo que la adquisición del Plexr® fue un gran acierto. Casi una década con él, investigando, descubriendo sus límites, sus luces y  sus  sombras,  me permiten ser realista respecto a su conveniencia

y eficacia.

 

Dentro de todas las posible aplicaciones que en su momento se describían: corrección de ptosis palpebral sin cirugía, eliminación de lesiones palpebrales, xantelasmas, verrugas, fibromas, estrías, cicatrices, queloides, cuernos cutáneos, angiomas rubí, acné activo, hiperpigmentaciones, tatuajes… tengo una idea, siempre basada en mi experiencia personal, de donde mi querido Plexr®,es un caballo ganador, y las situaciones donde obviamente, otros tratamientos son obviamente más indicados.

A veces, cuando uno tiene un martillo, cree que todo    son                  clavos.  No                podemos         creer   que podemos tratar            todo con   Plexr,  pero               hay situaciones que tratadas con Plexr® ofrecen grados de satisfacción muy altos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?